Un hombre, en Australia, guardó una roca que encontró con un detector de metales en el Parque Regional de Maryborough, cerca a Melbourne, la piedra era muy pesada y rojiza con algunas zonas teñidas de amarillo.

Pensando que era oro, el sujeto intentó abrirla pero no tuvo éxito, por lo que la dejó en un estante durante seis años hasta que decidió llevarla al museo de Melbourne. Lugar en el que le informaron que lo que había encontrado era un meteorito que se estrelló en Australia  y tiene por lo menos 4.600 años.

Expertos analizando el meteorito

El geólogo de dicho museo, Dermot Henry, sostuvo que en sus 37 años de experiencia solo había encontrado dos meteoritos genuinos.

“Este es solo el meteorito número 17 encontrado en Victoria, mientras que ahí mismo se han encontrado miles de pepitas de oro. Al observar la cadena de eventos, se podría decir que es bastante astronómico que se haya descubierto” destacando también la forma del elemento.

Henry, afirmó además que “Los meteoritos proporcionan la forma más barata de exploración espacial. Nos transportan en el tiempo, proporcionando pistas sobre la edad, la formación y la química de nuestro Sistema Solar


Al someter este cuerpo menor del sistema solar a un análisis de datación por carbono se calcula que este podría llevar entre  100 y 1000 años atrás en la Tierra. Además registró un peso de 17 kilogramos debido a que se encuentra rellena de formas densas de hierro y níquel.