Luego de registrarse seis raros casos de un tipo severo de coágulo reportados en Estados Unidos, el CDC y la FDA recomendaron a ese país suspender el uso de la vacuna Janssen contra el COVID-19.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. continúan estudiando la vacuna de Johnson & Johnson y su relación con coágulos en la sangre.

Además, adelantan una evaluación definitiva para determinar si la inyección está asociada con un aumento de coágulos sanguíneos raros, según declaraciones de un funcionario federal a la cadena CNN.

 

 

Hasta que ese proceso esté completo, recomendamos esta pausa“, dijo.
El regulador informó que hasta el lunes se habían administrado más de 6,8 millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson en Estados Unidos.
Publicidad
Los CDC y la FDA están revisando datos de 6 casos reportados en Estados Unidos de un tipo de coágulo sanguíneo raro y severo producido en individuos después de recibir la vacuna. En este momento, estos eventos adversos parecen ser extremadamente raros“, dijo la FDA en Twitter.

La agencia afirmó que pide esta interrupción para permitir a los proveedores de atención médica que obtengan “el tratamiento único requerido contra este tipo de coágulo de sangre“.

Los CDC convocarán un comité asesor el miércoles “para revisar más a fondo estos casos y evaluar su importancia potencial. La FDA revisará ese análisis ya que también investiga estos casos“.

La declaración se produjo días después de que el regulador de medicamentos de la Unión Europea dijera que también está revisando posibles casos de coágulos de sangre en personas que recibieron la inyección de Johnson & Johnson.