La empresa Parabon Nanolabs especializada en el fenotipado de ADN informó este martes que reconstruyó la cara de tres antiguos egipcios quienes habitaron en la comunidad de Abusir el Meleq, en la ribera occidental del Nilo, hace más de 2.000 años.

A partir de las muestras de ADN de las momias que oscilan entre 2.023 y 2.797 años, los científicos del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y la Universidad de Tubinga (Alemania), pudieron reconstruir las caras de estos tres antiguos egipcios.

 

 

Podría ver: Joven indígena publicó un video en TikTok comiendo una larva y ahora tiene 6 millones de seguidores

 

Los científicos las diferenciaron como JK2134, que vivió entre 776 y 569 a. C., JK2888 (97-2 a. C.) y JK2911 (769-560 a. C.). De acuerdo con la compañía, creen que es la primera vez que se logra un fenotipado completo del ADN humano de esta edad.

Asimismo, los profesionales aseguraron que gracias a la tecnología se pudo desarrollar este trabajo tan minucioso, y de esta manera, lograron recrear la pigmentación de la piel y con ello, estimar que la edad de las momias serían de 25 años.

 

Le puede interesar: TransMilenio se pronuncia tras publicidad de Epa Colombia en uno de sus buses

 

De otra parte, los especialistas indican que estas momias tienen una imagen similar a los actuales habitantes del Mediterráneo y Oriente Medio, ya que, según informan, antiguamente, los egipcios tenían la piel de color marrón claro, los ojos y el pelo oscuro y no tenían pecas.

“Estos resultados son altamente coherentes con las conclusiones de Schuenemann y otros de que ‘los antiguos egipcios compartían más ascendencia con los habitantes de Oriente Próximo que con los egipcios actuales, que recibieron una mezcla subsahariana adicional en épocas más recientes’ y que tenían un alelo para la piel más clara”, puntualizaron los científicos de Parabon Nanolabs.