Al menos 20 millones de personas han votado anticipadamente para las elecciones presidenciales como nunca antes se había visto en Estados Unidos.

Varios ciudadanos incluso esperan durante horas, en largas filas, para poder hacerlo antes del 3 de noviembre de 2020, fecha  de las elecciones generales.

Según la empresa Catalist, una compañía que provee datos, análisis y otros servicios, para este mismo punto en las elecciones de 2016, menos de 3,5 millones de personas lo habían hecho. 

Las próximas elecciones presidenciales en EE. UU. se reducen a estados clave que decidirán la carrera entre el demócrata Joe Biden y el republicano Donald Trump.

Trump aseguró la victoria en 2016 al ganar en Florida, Pensilvania, Michigan, Carolina del Norte, Wisconsin y Arizona. Sin embargo, ahora aparece rezagado en la intención de voto en esos seis estados.