El papa Francisco criticó a quienes aprovechan cuando están en misa para «murmurar» en los momentos de las lecturas y aseguró que para «escuchar la palabra de Dios» es necesario estar en silencio. 

«Cuántas veces, mientras se lee la palabra de Dios, se comenta, ‘mira esto, mira aquello’. ¿Se deben hacer comentarios cuando se lee la palabra de Dios? No. Hay que dejar los cotilleos y escuchar en silencio», manifestó durante la audiencia general de este miércoles. 

Asimismo, indicó que «para escuchar la palabra de Dios es necesario tener también el corazón abierto«, pues «entra por las orejas, pasa al corazón y de ahí a las manos».

Finalmente rechazó que para las lecturas de misa se utilicen en ocasiones «elecciones subjetivas», como «la omisión de lecturas o la sustitución con textos no bíblicos». Y añadió que «esto está prohibido. Empobrece y compromete el diálogo entre Dios y su pueblo en la oración».