Pese a la histórica cumbre celebrada entre Estados Unidos y Corea del Norte el pasado mes de junio, que supondría un desescalamiento de las tensiones entre las dos naciones, el ambiente se vuelve a tornar hostil.

El secretario de Defensa, Jim Mattis, anunció que pondrá fin a la suspensión de los ejercicios militares anunciada después del encuentro entre Donald Trump y Kim Jong Un. Aseguró que fue un gesto de buena voluntad pero que no hay planes de suspender las maniobras que vienen.

Igualmente se reveló el motivo por el que el presidente Donald Trump canceló la visita del secretario de Estado Mike Pompeo a Corea del Norte; según un diario estadounidense Pompeo recibió una carta secreta con tono hostil de un alto cargo norcoreano.