La reina Isabel II ha contraído la COVID-19, aunque hasta el momento sólo ha desarrollado “síntomas leves, similares a los de un resfriado”, un anuncio que ha conmovido a un país que sigue con extrema atención la salud de la veterana monarca, de 95 años.

En un escueto comunicado, el Palacio de Buckingham informó de la noticia, que se temía como una posibilidad después de que la reina se hubiese reunido con su hijo, el príncipe heredero Carlos, el pasado 8 de febrero dos días antes de que éste diese positivo en un test de coronavirus.

Lea más: Así fue la clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno

La afección no impedirá a priori que Isabel II siga desarrollando “tareas livianas” esta semana, según la Casa Real.

De igual forma, el Palacio explicó en su comunicado que la monarca “continuará recibiendo atención médica y seguirá todas las pautas apropiadas”.

Podría leer: Biden dispuesto a reunirse con Putin “en cualquier momento y en cualquier formato”

Isabel II reanudó hace cinco días sus actividades oficiales -tras haber estado en contacto con Carlos- con una audiencia virtual en la que el embajador de España en el Reino Unido, José Pascual Marco, presentó sus credenciales ante la monarca.

Un día después, el 16 de febrero, celebró su primera actividad presencial, con una recepción en el castillo de Windsor a dos altos mandos militares.

Mire más: Video del momento en el que un helicóptero se estrella cerca a la playa de Miami Beach

En esa reunión, la reina utilizó un bastón y señaló a su pierna izquierda cuando sus visitantes le preguntaron por su salud, a lo que respondió: “Bueno, como pueden ver, no me puedo mover”.

Hasta el momento, el Palacio de Buckingham se había negado a confirmar o desmentir que Isabel II pudiese haberse contagiado con la enfermedad.

Quizás le interese: Niño de 5 años mató a su hermana de un disparo en la cabeza: “Lo hice como en Fortnite”

Tampoco se sabe oficialmente si la monarca ha recibido las tres dosis de la vacuna, aunque los medios británicos lo dan por hecho, después de que en enero de 2021 se informase de que se le había administrado la primera inyección.