El regulador británico aprobó para su uso la vacuna del COVID-19 desarrollada por el laboratorio estadounidense Moderna, la tercera autorizada en el país pero que solo estará disponible en primavera, anunció el viernes el ministerio de Sanidad.

El Reino Unido, país más castigado de Europa por la pandemia, con más de 78.500 muertes confirmadas, aumentó a 17 millones, frente a los 7 millones anteriores, el número de dosis pedidas de esta vacuna, precisó el ministerio en un comunicado.

La vacuna de Moderna había sido aprobada el miércoles para su utilización en la Unión Europea (UE), de la que el país ya está totalmente fuera tras haber completado el Brexit el 31 de diciembre.

El Reino Unido fue el primer país occidental en autorizar las vacunas del COVID-19 desarrolladas por Pfizer/BioNTech y por AstraZeneca/Oxford. De esta última, defendida con orgullo como la «vacuna nacional», tiene pedidas 100 millones de dosis.

Tras iniciar su campaña de vacunación el 8 de diciembre, el país ya ha inoculado a casi 1,5 millones de personas.