El Reino Unido está considerando una cuarta dosis de la vacuna para frenar la propagación de la variante ómicron del COVID-19.

Desde el inicio de la pandemia a la fecha, las autoridades sanitarias han reportado un total de 11,6 millones de casos confirmados de coronavirus, con nuevos casos diarios que superan los 100.000.

Lea más: Recibir un refuerzo de COVID-19 podría convertirse en una rutina “cada seis meses”

Por lo cual, los ciudadanos han recibido la dosis de refuerzo antes de navidad y, el primer ministro, Boris Johnson espera “dar un golpe antes de fin de año”; sin embargo, el panorama no es muy alentador ya que están revisando la posibilidad de una cuarta dosis para mantener los números de contagios lo más bajo posible.

De esta manera, se presume que el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización (JCVI) está considerando el cuarto refuerzo a la población adulto mayor y a las personas con un sistema inmunológico más débil. De ser aceptada esta dosis, se empezaría a aplicar cuatro meses después del tercer refuerzo.

Lea también: En EE.UU. recomiendan no invitar a no vacunados para estas vacaciones

“Necesitamos ver más datos. Estamos en circunstancias diferentes a las de Israel y necesitamos ver más datos sobre la disminución de la inmunidad y la efectividad de la vacuna contra la hospitalización”, indicó el profesor Anthony Harnden, vicepresidente del JCVI al medio The Telegraph.

Esta posibilidad se presenta luego de que Israel anunciara que aplicarían una cuarta vacuna a las personas mayores de 60 años de edad; además de restringir los viajes a Estados Unidos, Alemania, Italia, Turquía y Canadá.

Quizás le interese: Bill Gates advierte que ómicron llegará a “casa de todos” y podría ser “la peor parte de la pandemia”

“Esta es una noticia maravillosa que nos ayudará a superar la ola ómicron que está envolviendo al mundo“, dijo el primer ministro Naftali Bennett.

Por su parte, el profesor Nadav Davidovitch, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Ben Gurion en Israel y miembro de la Comité de Expertos en Pandemias, resaltó que están notando una “inmunidad menguante”, la cual está reflejada en la reducción de “anticuerpos e infecciones” en las personas que recibieron la tercera dosis.

Mire además: EE. UU. autoriza el uso de emergencia de la pastilla de Pfizer contra COVID-19

“Es un poco similar a la situación con la segunda dosis hace varios meses. Por eso, algunos pensamos que los que han pasado más de cuatro meses después de la tercera dosis deberían vacunarse“, indicó Davidovitch.

De esta manera, Israel compartirá datos a Reino Unido sobre los resultados de aplicar la cuarta dosis. Asimismo, el ministro de salud de Alemania, Karl Lauterbach respaldó la aplicación del cuarto refuerzo y resaltó que el país solicitó millones de nuevas dosis para combatir la propagación de ómicron.