Varios hospitales del Reino Unido han tenido que recurrir a morgues improvisadas para emergencias ante la falta de capacidad en los centros sanitarios debido al incremento de muertes por la pandemia.

El Hospital Universitario de Norfolk y Norwich (este de Inglaterra) confirmó este jueves que usará un mortuorio habilitado el pasado marzo, aunque entonces no se utilizó, en un antiguo hangar de la base aérea militar RAF Coltishall.

El presidente del Grupo de coordinación estratégica de covid-19 en Norfolk, Tom McCabe, afirmó que «esta morgue temporal proporciona capacidad adicional a fin de asegurar que los hospitales del condado tienen flexibilidad para gestionar su espacio».

McCabe aseguró que en el improvisado tanatorio hay personal con la formación adecuada «para velar por los fallecidos» y atender a sus familias, y fue bendecido por el obispo de Norwich el pasado abril.

En el condado inglés de Surrey, a las afueras de Londres, los hospitales están recurriendo por su parte a una morgue provisional en Headley Court en Leatherhead, donde actualmente se depositan los cadáveres de 170 personas, más de la mitad de las cuales fallecieron por covid, informaron las autoridades locales.