En una liturgia ortodoxa que se celebra desde años en una iglesia de la ciudad de Blagoevgrad (Bulgaria), miles de tarros de miel han sido ‘’santificados’’ este miércoles con la que se cree (sin evidencia científica alguna) que es una cura contra todas las enfermedades, incluida la COVID-19.

Esta tradición, nacida hace 15 años en ese templo, los creyentes ortodoxos sitúan en forma de cruz en la iglesia sus tarros de miel y sobre ellos se ponen velas en un ritual de cánticos y rezos para consagrar el alimento.

Publicidad

La creencia en las propiedades curativas de la miel se basa en la vida del santo ortodoxo Caralampio, que usaba ese dulce para curar sus heridas.

El 10 de febrero, fecha de su fallecimiento, es también el Día de los Apicultores en Bulgaria.

‘’Después del rito, la miel se lleva a su casa y hay que consumirla cada día, porque la miel es un milagro de la naturaleza y un remedio para cualquier dolencia’’, relató la comisaria del museo religioso anexo a la iglesia, Adelina Stefanova.

Los peregrinos locales indicaron que este rito es particularmente seguido ahora en medio de pandemia del coronavirus y que este año hay mayor demanda de miel ‘’santificada’’.

En Bulgaria, de unos siete millones de habitantes, casi 10 mil personas han muertos por la COVID y el país se encuentra a la cola de la Unión Europea en vacunación, con menos del 1 % de la población inmunizada.

Además de problemas de suministro porque Bulgaria apostó por la vacuna de AstraZeneca, las autoridades sanitarias hacen frente a la resistencia de casi la mitad de la población a vacunarse, porque proliferan diferentes teorías que cuestionan la peligrosidad del virus.

Esta mezcla de escepticismo sobre la pandemia, la desconfianza en las vacunas y la falta de previsión hacen que el país balcánico corra ahora riesgo de ser el último en salir de la pandemia.