Los relojes inteligentes, que miden la actividad física, serían capaces de detectar la Covid-19 antes que los síntomas se presenten.

Científicos del Instituto Rockefeller de Neurociencia de la Universidad de West Virginia crearon una plataforma digital capaz de detectar el Covid-19 gracias al anillo conectado Oura y a un sistema de inteligencia artificial. 

Su aplicación predice la aparición de síntomas (fiebre, tos, dificultades respiratorias) hasta 3 días antes y con un 90% de precisión, aseguran.

El Instituto de Investigación Scripps, movilizó a más de 30.000 personas para estudiar cómo los accesorios podrían identificar a portadores asintomáticos o «pre-sintomáticos» de la enfermedad.

Los dispositivos «tienen el potencial de identificar a personas contagiosas» a pesar de la ausencia de síntomas, dice la epidemióloga Jennifer Radin, directora de la investigación.

Este instituto ya demostró su potencial para predecir la gripe, según un estudio publicado en enero en la revista The Lancet.

Los accesorios miden «cambios sutiles«, dice Jennifer Radin, quizás de manera más precisa y convincente que los controles de temperatura.

«El 40% de las personas que se contagian de Covid-19 no tienen fiebre«.

Los dispositivos controlan, por ejemplo, la frecuencia cardíaca en reposo, un buen indicador del inicio de la infección.

«Vemos cambios en el pulso 4 días antes de que alguien tenga fiebre«.

La medicina está considerando cada vez más el uso de accesorios conectados para los diagnósticos.

Ya que pueden controlar la temperatura corporal, las frecuencias cardíacas y respiratorias, el sueño, la actividad física y otros indicadores.

Apple, de Estados Unidos, inició estudios con el fin de evaluar la capacidad del Apple Watch para detectar problemas cardíacos.