Por primera vez en la historia de Brasil y en medio de la fuerte crisis política por cuenta de la pandemia del COVID-19, tres comandantes de las Fuerzas Armadas del vecino país renunciaron.

Se trata de los jefes del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, tres renuncias apenas un día después de que el presidente Jair Bolsonaro anunciara seis cambios en su gabinete, incluido el ministro de Defensa.

El hecho inédito se interpreta como una respuesta de solidaridad con el general Fernando Azevedo e Silva, quien dejó el Ministerio de Defensa este lunes en medio del proceso de destitución o reemplazo de seis de los 23 ministros del Gobierno de Brasil.

 

Mira también: Brasil anuncia su propia vacuna contra el COVID-19, la Butanvac

 

Azevedo e Silva no aclaró si su salida de Defensa fue producto de una renuncia o decidida por Bolsonaro.

Desde este lunes, en medios militares se aseguraba que los tres jefes de las Fuerzas Armadas estaban dispuestos a “poner sus cargos a disposición” tras la salida de Azevedo e Silva.

 

Mira además: Brasil supera las 300 mil muertes por COVID-19

Sin embargo, el propio Ministerio de Defensa solo informó en una nota oficial que “serán sustituidos” y subrayó que la decisión “fue comunicada” en una reunión que los tres altos mandos tuvieron este martes con el general Walter Braga Netto, hasta ahora ministro de la Presidencia y quien asumirá el cargo que ocupaba Azevedo e Silva.

Publicidad

Con eso, Bolsonaro deberá nombrar sustitutos para el almirante Ilques Barbosa Junior, de la Armada; el teniente de brigada Antonio Carlos Moretti, de la Fuerza Aérea, y el general Eduardo Pujol, del Ejército, con quien había tenido diversas fricciones en los últimos meses.