El partido Republicano consideró que en la investigación exprés presentada por el FBI contra Brett Kavanaugh, no se encontró ninguna prueba de los supuestos abusos sexuales cometidos por el candidato de Donald Trump, para ocupar uno de los nueve puestos vitalicios de la Corte Suprema.

El Senado ahora se prepara para una crucial votación de procedimiento que medirá los ánimos previos a la confirmación final de Kavanaugh, que promete ser bastante apretada y marcada por la creciente polarización partidista frente al tema.

Aunque los republicanos ostentan 51, de los cien escaños en la Cámara Alta, su mayoría pende de un hilo si la bancada no cierra filas en torno a la elección del ultraconservador.

Los demócratas expresaron su molesta al asegurar que el FBI limitó su revisión de antecedentes por presión de la Casa Blanca, a lo que Trump respondió que sin importar el número de indagaciones nunca será suficiente para los obstruccionistas de la elección de su candidato.