Los republicanos de Pensilvania presentaron este viernes una petición urgente al Tribunal Supremo de Estados Unidos para que se aparten los votos por correo recibidos después del día de las elecciones en un intento de que sean anulados.

El conteo de los votos en Pensilvania se han convertido en un asunto crucial en medio de las reñidas elecciones en Estados Unidos, en las que el presidente y candidato republicano, Donald Trump, se juega su reelección frente al candidato demócrata, Joe Biden.

Como ha defendido ya el presidente Donald Trump, los conservadores de Pensilvania consideran que los votos por correo recibidos después del día de las elecciones deben ser considerados nulos, pese a que el matasellos refleje que han sido recibidos en plazo.

La demanda pide al Tribunal Supremo que ordene a los condados de Pensilvania que aparten los votos por correo que hayan llegado tras el cierre de las urnas hasta que se falle una demanda presentada por los republicanos para que sean considerados inválidos.

La secretaria de Estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, la principal autoridad electoral del estado, aseguró este jueves que la cifra de votos por correo tras el día de las elecciones es pequeño.

Publicidad

La Corte Suprema de Pensilvania había ampliado hasta la tarde de este viernes la fecha límite de recepción de las boletas emitidas por correo, debido a los retrasos que ha sufrido el Servicio Postal a causa del aumento de este tipo de votos por el coronavirus.