Un acto heroico que terminó en tragedia en una playa de España le está dando la vuelta al mundo.

El hecho lo protagonizó un profesor de fitness que se lanzó al mar picado de la playa La Cala de la Zorra, en la región de Torrevieja en Alicante, para rescatar a una colega.

La mujer identificada como Emma Monkkonen, de 24 años, de Finlandia, realizó un salto temerario desde un acantilado.

Te puede interesar: EE. UU. deja de usar caballos para patrullar el cruce de haitianos en la frontera

El momento fue grabado en celular por Dayra Gagarin, esposa del profesor ruso de fitness Daniil Gagarin.

Este último notó que saltar al agua Emma empezó a tener problemas para nadar debido a que el mar estaba picado y las olas reventaban contras las enormes piedras del acantilado.

Angustiados por lo que estaba pasando, Daniil y su esposa Dayra le gritaron a Emma que tratara de llegar a una roca para que pudiera ponerse a salvo.

Mira también: Lanzan un huevo a Macron durante un salón de gastronomía en Lyon

Pero al ver que las olas la sumergían cada vez más, Daniil se lanzó al agua y trató de socorrerla.

Sorpresivamente el ruso alcanzó a llegar hasta donde Emma y juntos llegaron hasta la cima de la roca, pero justo cuando estaban recuperando sus fuerzas, una gran ola los golpeó y derribó.

Ante la incertidumbre, Dayra empezó a gritar para que alguien más los ayudara, pero tanto Emma como Daniil no lograron salir del agua a tiempo y murieron.

Mira además: El papa critica la “eutanasia encubierta” contra los ancianos

Minutos después los servicios de emergencia llegaron a la paya y empezaron la búsqueda del hombre y la mujer, pero horas después los encontraron sin vida.

La investigación de la tragedia que se registró el pasado 23 de septiembre concluyó que el cuerpo de Emma fue hallado a tres kilómetros de la playa ese mismo día.

Mientras que el de Daniil fue encontrado al día siguiente.

Dayra, la esposa del ruso héroe, detalló que las dos víctimas trabajaban juntas en un gimnasio de un resort español del municipio de Costa Blanca, en Alicante.

Emma era conocida por ser una verdadera fanática de la adrenalina.