La evolución no se detiene y así como en su momento ilustraron los cambios que el rostro del ser humano ha sufrido a lo largo de la historia, ahora la investigación se ha enfocado en saber cómo serán nuestras facciones en un futuro.

La cara que tenemos ahora es el resultado de millones de años, desde que el antepasado más antiguo tenía los párpados como viseras y unas facciones que no permitían distinguir una cara de hombre o mujer.

“Se transformó de un rostro más intimidante, que era una ventaja para competir, a otro que era conveniente para llevarse bien con los semejantes”, declaró la arqueóloga paleolítica de la Universidad de York, Penny Spikins.

¿Cómo nos veremos en un futuro?

Publicidad

Es por ello que un grupo de especialistas ha dado a conocer que algunos rasgos permanecerán, pero otros se modificarán. Para ejemplificar sus teorías, crearon una imagen de cómo será el hombre del futuro.

 

“Nuestros ojos están muy juntos y miran hacia adelante, los arcos dentales humanos son desproporcionadamente pequeños en relación con el resto del cuerpo: tenemos dientes más chicos. Es decir, las características físicas de nuestra cara son inusuales”, reveló Adam Wilkins, genetista autor de Making Faces.The Evolutionary Origins of the Human Face’.

El hombre del futuro desarrollará más su cráneo y su cara será más pequeña. Aseguran los científicos que conforme nuestra dieta siga cambiando, la forma de nuestro rostro lo hará de igual manera; además creen que será necesario un cambio en la pelvis de la mujer, ya que el canal de parto es estrecho y los bebés nacen prematuros.