El expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli (2009 – 2014), encarcelando preventivamente en el marco de una causa por supuestas escuchas ilegales durante su mandato, fue internado en las últimas horas en una unidad de cuidados intensivos de un hospital tras una nueva crisis de hipertensión.

Martinelli de 66 años, fue «recluido en la sección coronaria de cuidados intensivos» del estatal Hospital Santo Tomás, en la capital panameña, a donde fue llevado «de urgencia» después del medio día de este lunes, indicó el portavoz del expresidente y exministro de comunicación de su gobierno, Luis Eduardo Camacho.

Se encuentra en «observación ante la preocupación de que tuviera un principio de derrame (cerebral) porque tenía dificultades para hablar. Y se está observando por el tema coronario» debido a la crisis de hipertensión, explicó el Camacho.

Por recomendación del médico de turno de la cárcel de mínima seguridad El Renacer, donde está recluido desde el 11 de junio pasado, Martinelli había sido trasladado «de urgencia» al hospital aquejado por una «grave crisis de hipertensión que incluyó vómito, dolor en el pecho y brazo», explicó Camacho.

Publicidad

Martinelli, quien sufre varias dolencias crónicas propias de su edad, entre ellas la hipertensión, ha sido trasladado al Hospital Santo Tomás por crisis de presión arterial en otras ocasiones.

La primera vez fue el 11 de junio, cuando fue entregado a Panamá por Estados Unidos, donde estuvo preso un año en razón de un pedido de extradición por la causa de las escuchas, y entonces permaneció tres días en el Hospital Santo Tomás.

«Esta situación le dio hoy cuando estaba en presencia de sus abogados. El temor es si esto ocurre cuando está solo. Hemos insistido en que ese (la cárcel) no es un lugar adecuado para una persona en su condición», recalcó el exministro.

La condición de salud de Martinelli ha sido esgrimida por su equipo legal para solicitar en tres ocasiones el cambio de medida cautelar de prisión preventiva.

Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, instancia en la que es procesado, han rechazo esos pedidos aduciendo que las dolencias que padece el expresidente son controlables, con adecuada medicación, en el ambiente de la prisión de mínima seguridad en la que se encuentra.

El magistrado fiscal del caso, Harry Díaz, se quejó el pasado 25 de junio de que Martinelli, quien en esos momentos cumplía supuestamente una huelga de hambre, «se induce a sí mismo» la desmejora física «con la falta de toma de medicamentos» para controlar sus condiciones crónicas.

Martinelli es procesado por presuntamente haber ordenado la interceptación de las telecomunicaciones a decenas de políticos, empresarios y periodista, entre otros, en el periodo comprendido entre el 2012 y 2014, y el fiscal pide 21 años de cárcel para él.

El órgano judicial informó el pasado 31 de octubre que el próximo lunes 19 de noviembre continuará la audiencia en el caso contra Martinelli, a través de un mensaje en Twitter en que no se dan más precisiones.

El pasado 29 de septiembre culminó la fase intermedia o de acusación en la causa de las supuestas escuchas ilegales y ahora el juez de Garantías del caso, Jerónimo Mejía, analiza los argumentos de la Fiscalía y la defensa para decidir si habrá o no juicio.

El expresidente Martinelli, dice ser inocente y víctima de una persecución política de parte del actual gobernante, Juan Carlos Varela, quien fue su vicepresidente y niega esa denuncia, afirmando que respeta la separación de los poderes.

¿Por qué informarse con el Canal 1?

Recuerde que en el sistema informativo del Canal 1 puede encontrar temas de actualidad sobre las regiones, la política, la economía y los acontecimientos a nivel nacional e internacional.

Lea más noticias en el Canal 1