Rusia está conmocionada por el voraz incendio que consumió un centro comercial y que causó al menos 64 muertos y decenas de heridos, varios de gravedad. Las autoridades continúan buscando a varias personas que se encuentran desaparecidas.

Decenas de personas corrían para escapar del fuego segundos antes de que el humo cubriera el lugar.

Ante el desespero, varias personas saltaron por las ventanas para huir de las llamas.

La conflagración se habría originado en el cuarto piso del edificio, donde se encuentran las salas de cine, cuyo techo se derrumbó, y un centro de juegos infantiles.

Las autoridades investigan por qué no se activaron las alarmas antincendios y por qué las salidas de emergencia estaban bloqueadas. Cuatro personas fueron detenidas por estos hechos, entre ellas el dueño del centro comercial.

Entre tanto, decenas de personas rindieron homenajes a las víctimas a las afueras del lugar.