Rusia construirá más aeronaves conocidas como «aviones del fin del mundo«, destinados a convertirse en puesto de mando de guerra nuclear, sobre la base del Il-96, un tetrarreactor de pasajeros de fuselaje ancho de gran autonomía.

«El Ministerio de Defensa comenzó a trabajar en la construcción de aviones para sustituir el Il-80. Se prepara el diseño y la construcción de prototipos de aviones puestos de mando y de aviones retransmisores«, dijo vicepresidente de la Comisión de Industria Militar (CIM) de Rusia, Andréi Elcháninov.

Precisó que el nuevo «avión del fin del mundo«, se construirá sobre la base del Il-96, creado por la casa nacional Ilyushin, que desarrolla una velocidad de hasta 870 kilómetros por hora y tiene una autonomía de vuelo de 11.500 kilómetros.

Desde 1996, los presidentes rusos vuelan en un modificación de este avión, el Il-96-300PU, creada especialmente para el jefe del Estado.

Publicidad

El nuevo avión retransmisor de comunicaciones se fabricará sobre la base de tetrarreactor de transporte Il-76 sometido a una profunda modificación.

Sobre el sonado robo de equipos a un avión Il-80 que se hallaba en un aeródromo de Taganrog y que trascendió la semana pasada, el alto cargo admitió que será «muy difícil» compensar el daño.

«Estoy seguro de que los órganos competentes hallarán a las personas que causaron el daño, pero será muy difícil compensarlo. Hay que decir que se trata de equipos que no se producen en serie«, explicó.

Según Elcháninov, los explotadores de este «avión del fin del mundo» deben decidir si lo restauran con los equipos de reserva o encargan que se vuelvan a fabricar los robados.

El Il-80 es, según Interfax, uno de los aviones «más secretos» del Ministerio de Defensa de Rusia y cuenta con cuatro de estos aparatos.