Rusia intensificó su ofensiva en el este de Ucrania y bombardeó la ciudad de Odesa en el sur, mientras Estados Unidos decidió acelerar el envío de armas a Kiev mediante un mecanismo establecido durante la Segunda Guerra Mundial.

Los rusos “continúan preparando operaciones ofensivas en las regiones de Limán y Severodonetsk” en el Donbás (este), indicó el martes por la mañana el Estado Mayor ucraniano, señalando también ataques sobre la acería Azovstal de Mariúpol, último foco de resistencia en esta ciudad portuaria del sureste.

En la víspera, se registraron también hasta siete bombardeos en la región meridional de Odesa, que provocaron un muerto y cinco heridos. El ataque coincidió con la visita a esa ciudad del presidente del Consejo Europeo, que tuvo que ponerse a resguardo.

“El Kremlin quiere ejecutar su espíritu de libertad y democracia”, denunció Charles Michel durante esa visita, prometiendo respaldar a Kiev “todo el tiempo que haga falta”.

También puedes leer: Muere Vicky White, la carcelera que escapó con un recluso de Alabama, según el sheriff

Los ucranianos también pueden contar con la vasta ayuda militar estadounidense, que se eleva ya a 3.800 millones de dólares desde el inicio del conflicto el 24 de febrero.

El presidente estadounidense, Joe Biden, activó el lunes un mecanismo de una ley de la Segunda Guerra Mundial para ayudar a los aliados a derrotar a la Alemania nazi a fin de acelerar el envío de armamento a Ucrania.

“Estoy convencido de que Putin creía que podía romper la OTAN, que creía que podía romper la Unión Europea, dijo Biden algo más tarde en una recaudación de fondos privados.