Continúa la polémica por el presunto ataque con armas químicas en Siria. Mientras que Rusia asegura que no encontró rastros de químicos en el lugar del incidente, dos proyectos para investigar lo ocurrido fueron bloqueados en el consejo de seguridad de la ONU.

A pesar de los videos en que se muestra a decenas de personas expulsando espuma y sangre por boca y nariz, Rusia insiste en que no existió un ataque con armas químicas en Duma. 

“La Media Luna Roja Siria y representantes rusos encargados de la seguridad radiológica visitaron el lugar del presunto incidente en Douma y no encontraron rastros de sustancias químicas”, aseguró Sergey Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores de Rusia.

Por su parte, la Organización para la Prohibición de Armas Químicas – OPAQ instó al régimen de Bashar Al-Ássad a prepararse para la llegada de un grupo de investigadores que buscarán zanjar la polémica de una vez por todas. 

Entre tanto, dos propuestas sobre armas químicas en Siria fueron rechazadas en el Consejo de Seguridad de la ONU: el primero fue presentado por Estados Unidos y vetado por Rusia, que lo calificó de poco creíble, mientras que el segundo, presentado por Moscú, fue denegado por la mayoría de las potencias occidentales, alegando que no permitía establecer una investigación independiente.