El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, pidió el sábado a Estados Unidos que adopte un enfoque más activo para ayudar a reanudar las estancadas conversaciones destinadas a reactivar el acuerdo nuclear con Irán

“Parece evidente que deberían ser más activos” para “resolver todas las cuestiones relacionadas” con el acuerdo, dijo Lavrov a periodistas en las Naciones Unidas en Nueva York.

 

Lea más: Hallan a tres niños asesinados, las autoridades sospechan de su padre

 

Lavrov añadió que esperaba que las negociaciones en Viena entre Irán, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania se reanuden “lo antes posible”.

Las conversaciones, mediadas por los europeos, buscan el regreso de Estados Unidos al acuerdo de 2015 roto por el expresidente Donald Trump, así como el regreso de Irán a su pleno cumplimiento.

 

Quizás le interese: 37 municipios de Colombia han registrado cero muertes por covid-19

 

En 2018 Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo con Teherán y restableció las sanciones que había levantado como parte del pacto. Desde entonces, Irán también se ha apartado de muchos de sus compromisos.

El sucesor de Trump, Joe Biden, indicó que quiere volver al acuerdo, pero su gobierno expresa impaciencia por el estancamiento de las conversaciones.

 

Conozca más: Millonaria multa a Bancolombia por cobrar de más en créditos de vivienda

 

Las conversaciones entre Irán y las cinco partes restantes con el objetivo de reactivar el acuerdo comenzaron en Viena en abril, pero están suspendidas desde junio, cuando el ultraconservador Ebrahim Raisi fue elegido presidente.

Las esperanzas de reactivarlo revivieron a principios de este mes cuando Irán aceptó un nuevo compromiso con la agencia nuclear de la ONU sobre la supervisión de sus instalaciones nucleares.

 

Lea también: Cárcel para el hombre que habría disparado contra un policía en San Cristóbal, en Bogotá

 

El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, dijo el viernes que las conversaciones se reanudarían “muy pronto”, pero Estados Unidos declaró que Teherán no había sido específico sobre el calendario.