Rusia anunció el viernes que prohibía la entrada al país de varios altos cargos del gobierno estadounidense, entre ellos al director del FBI, la directora de inteligencia, el Fiscal General y la consejera de Seguridad Interior.

 

Así mismo, informó que expulsará a diez diplomáticos estadounidenses en respuesta a las sanciones tomadas por Washington, y agregó que “recomendó” al embajador de Estados Unidos en Moscú regresar a su país.

 

“Diez diplomáticos fueron incluidos en la lista que nos fue entregada con la petición de que dejen Estados Unidos. Nosotros vamos a responder a esta medida de manera recíproca y pediremos a diez diplomáticos estadounidenses en Rusia salir de nuestro país“, declaró el ministro de Relaciones Exteriores Serguéi Lavrov, en conferencia de prensa.

 

También se le prohíbe la entrada al responsable de la agencia federal de prisiones y a dos exaltos cargos de la administración de Donald Trump: el exconsejero de Seguridad Nacional y el exdirector de la CIA.