Rusia ha publicado una grabación clasificada de la explosión nuclear más grande del mundo, provocada cuando la Unión Soviética detonó la llamada «Bomba Tsar» hace casi 60 años.

Esta bomba de hidrógeno, cuya fuerza era de 50 millones de toneladas de explosivos convencionales, fue detonada en una prueba en octubre de 1961, a 4.000 metros sobre el remoto archipiélago de Novaya Zemlya, sobre el Círculo Polar Ártico.

En las imágenes se aprecia una inmensa bola de fuego y una nube en forma de hongo de 60 kilómetros de altura, la cual se eleva después de que la explosión iluminó el cielo.

Las vistas fueron captadas desde varios ángulos por cámaras instaladas en tierra y a bordo de dos aviones soviéticos.

«La prueba de una carga de hidrógeno excepcionalmente poderosa confirmó que la Unión Soviética está en posesión de un arma termonuclear con una potencia de 50 megatones, 100 megatones y más«, explica un narrador a la audiencia.

Publicidad

El documental fue publicado en línea por la agencia nuclear estatal rusa ‘Rosatom’ la semana pasada, como parte de los eventos para conmemorar el aniversario número 75 de la industria atómica de ese país.

La Bomba Tsar fue desarrollada entre 1956 y 1961 cuando la Unión Soviética participaba en una carrera nuclear con los Estados Unidos.

Se le ha llamado el «rey de las bombas» por ser la más grande de la historia. Incluso se afirmó que era 3.300 veces más destructiva que el arma que arrasó Hiroshima.

La película de 30 minutos, que comienza con un título de «Alto secreto», presenta todas las etapas de prueba, desde el transporte de un arma de 26 toneladas, hasta las mediciones posteriores a la explosión de la lluvia radiactiva.