Dinamarca sacrificará alrededor de 15 millones de visones criados en su territorio a causa de una mutación de COVID-19 que ya habría pasado a 12 personas, anunció este miércoles la primera ministra Mette Frederiksen.

La mutación «podría representar un riesgo que futuras vacunas (contra la COVID-19) no funcionen como se tiene previsto», declaró, Mette Frederiksen. «Hay que sacrificar a todos los visones», añadió, lo que representa entre 15 y 17 millones de animales, según las autoridades de Dinamarca.

Le puede interesar: Uno | Preocupa el nuevo fenómeno de invierno en Bogotá y Cundinamarca

Esta mutación no agrava las complicaciones causadas por el COVID-19 en el ser humano pero sí que actúa sobre los anticuerpos, restándoles eficacia, lo que añade un problema al desarrollo de la vacuna de coronavirus, según las autoridades danesas.

«Seguir con la cría de estos visones supondría un riesgo muy elevado para la salud pública por el COVID-19, tanto en Dinamarca como en el extranjero», señaló el responsable de la Autoridad danesa de Control de Enfermedades Infecciosas (SSI), Kåre Mølbak.

Conozca más: Duque ordena a director de UNGRD trasladarse a San Andrés tras emergencia por huracán Eta

Publicidad

Los doce casos de transmisión en humanos del virus mutado fueron detectados en el norte de Jutlandia (oeste), donde se concentran la mayoría de criaderos.

Dinamarca es el mayor exportador mundial de pieles de visón. El Gobierno ya lanzó una primera campaña de sacrificio de visones este verano después que se detectaran los primeros casos de COVID-19 en criadores.