Por: Agence France-Presse-AFP

Un expolicía mató este jueves a al menos 35 personas, entre ellas 22 niños, en un ataque a una guardería de Tailandia, y luego asesinó a su familia y se quitó la vida, en una de las peores matanzas jamás perpetradas en este país asiático.

El autor del ataque, un expolicía de 34 años, armado con un fusil, una pistola y un cuchillo, irrumpió en una guardería en Na Klang hacia las 12H30 (06H30 GMT), informó el coronel Jakkapat Vijitraithay, de la policía provincial de Nong Bua Lamphu. Entre los fallecidos hay 22 niños, de entre dos y tres años. Vijitraithaya dijo que había 12 heridos, tres de ellos graves.

El expolicía huyó de la guardería en coche y atropelló a varios peatones, según el coronel. Después de la masacre, el atacante mató a su mujer y a su hijo, y por último se quitó la vida, informó el jueves un coronel de la policía provincial de Nong Bua Lamphu (norte).

También puedes leer: Pastor que sostendrá la mano de su pupilo John Henry Ramírez durante su ejecución confiesa estar “en negación”

El primer ministro tailandés, Prayut Chan-O-Cha, expresó sus condolencias a las familias y ordenó una investigación urgente en esta “horrible” tragedia. El dirigente pidió al jefe de la policía “desplazarse al lugar de los hechos y acelerar las investigaciones”.

El atacante, identificado como Panya Khamrab, fue despedido de su puesto de teniente coronel de la policía el año pasado por un problema de drogas.

“Intentó atropellar a otras personas en el camino. Chocó contra una moto y dos personas resultaron heridas. Yo me apresuré a alejarme“, dijo a la AFP una testigo, Paweena Purichan, de 31 años, que circulaba en moto hacia su tienda. “Había sangre por todas partes”, añadió.

Según esta testigo, el atacante era conocido en la zona como drogadicto. En unas imágenes en video del lugar podía verse a varias familias desconsoladas fuera de la guardería.