La firma surcoreana Samsung Electronics se disculpó públicamente por el cáncer y otras enfermedades causadas a sus trabajadores, incluidos daños congénitos a los hijos de las víctimas, y destacó su compromiso de pagar las compensaciones económicas fijadas.

«Nos faltó ser considerados con todas esas enfermedades y no resolvimos rápidamente el tema», afirmó el copresidente de la compañía Kim Ki-nam en un acto de disculpa pública en el que participó junto a representantes de los afectados.

El asunto surgió en 2007, cuando el empleado Hwang Yu-mi murió de leucemia y comenzaron a conocerse otros casos que afectaron a antiguos trabajadores de fábricas de microprocesadores y pantallas que produce la compañía.

Grupos que defienden a las víctimas calculan que serían más de 200 los afectados.

«Queridos colegas y sus familias han sufrido por largo tiempo, pero Samsung Electronics no afrontó este tema antes», afirmó el directivo.

Un comité de mediación entre las partes anunció un acuerdo por el cual la compañía tendrá que pagar por cada caso 150 millones de wones (unos 132.000 dólares).