El banco y emisario de valores Wells Fargo fue multado por las autoridades de Estados Unidos porque, para cumplir las metas internas de producción, sus trabajadores resolvieron abrir miles de cuentas ficticias.