Francia protestó este jueves tras el anuncio del gigante farmacéutico francés Sanofi de que dará prioridad a Estados Unidos en caso de hallar una vacuna contra la Covid-19.

Una medida “inaceptable” en plena pandemia que ha matado a cerca de 300.000 personas en todo el mundo.

El director general del grupo farmacéutico francés, Paul Hudson, afirmó que si Sanofi hallaba la vacuna contra la enfermedad, la entregaría “primero” a Estados Unidos, ya que este país “comparte el riesgo” en la búsqueda del tratamiento.

El gobierno estadounidense tendrá “derecho a los pedidos más grandes”, puesto que este país “ha invertido para intentar proteger a su población”, dijo el responsable en una entrevista a la agencia Bloomberg.

“Así será porque han invertido para tratar de proteger a su población, para reactivar su economía”, señaló. “He estado haciendo campaña en Europa para decir que Estados Unidos recibirá las vacunas primero”, añadió.

Sus comentarios provocaron la indignación del gobierno francés y de responsables políticos.

Afirmaron que Sanofi, con sede en París, se ha beneficiado de decenas de millones de euros en créditos de investigación del Estado francés en los últimos años.

“Para nosotros sería inaceptable que haya un acceso privilegiado a tal o cual país bajo un pretexto que sería monetario”, dijo la secretaria de Estado francesa para Economía Agnès Pannier-Runacher en declaraciones a la radio.