La región vive una nueva jornada de protestas por el encarcelamiento de dos influyentes líderes independentistas catalanes acusados de sedición por la justicia, que amenaza con tensar las relaciones entre el gobierno local y el central.

Los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente fueron recluidos por orden de una jueza de la Audiencia Nacional española.

Son acusados de «promover» el asedio a miembros de la Guardia Civil el pasado 20 de septiembre, durante una operación para impedir la celebración del referéndum independentista del pasado 1 de octubre, declarado ilegal por el gobierno de Mariano Rajoy.

La principal concentración tuvo lugar en la Plaza Sant Jaume de Barcelona, en la que participaron el presidente catalán, Carles Puigdemont; el vicepresidente del Ejecutivo regional, Oriol Junqueras, y diversos miembros de su Gobierno, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y concejales del ayuntamiento.

Por su parte, los diputados nacionalistas catalanes y vascos y de la coalición de izquierda Unidos Podemos, se concentraron en Madrid ante la puerta principal del Congreso en protesta por la encarcelación de Jordi Sánchez, Jordi Cuixart, que consideran una acción «incendiaria» que entorpece el diálogo.

REDACCIÓN INTERNET – CM&