El presidente Donald Trump arreció su campaña de presión arancelaria contra México pese a los llamados al diálogo de su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a quien le advirtió que es hora de que actúe para frenar el flujo migratorio y recupere al país de las manos de los carteles narcos.

Donald Trump no da su brazo a torcer y agudizó su campaña de presión arancelaria contra el Gobierno de México para que frene la inmigración ilegal hacia Estados Unidos.

El mandatario anunció un arancel general del 5 % a todos los productos mexicanos que empezaría a regir desde el próximo 10 de junio y que podría escalar hasta el 25 % si la Casa Blanca considera que no se toman medidas para controlar estos flujos migratorios.

Incluso el presidente acusó a su vecino del sur sacar ventaja de Estados Unidos durante años.

“México se ha aprovechado de los Estados Unidos durante décadas. Debido a los demócratas, nuestras leyes de inmigración son malas. México hace una fortuna con los EE. UU. durante décadas. Ellos pueden solucionar fácilmente este problema. ¡Es hora de que finalmente hagan lo que se debe hacer!», dijo el mandatario norteamericano.

Los mensajes de Trump se produjeron luego de que su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, le advirtió en una carta que su lema de ‘Estados Unidos primero’ es una falacia advirtiendo que los problemas sociales no se resuelven con impuestos o medidas coercitivas

Sin embargo, AMLO frenó cualquier cruce de tensiones comerciales, prefiriendo la mediación con Washington antes que responder con aranceles asegurando que no cree en la Ley del Talión.

Publicidad

También dio un parte positivo del futuro del nuevo tratado de libre comercio de América del Norte pese a la arremetida de Trump.

No obstante de poco sirvió el llamado a la mediación que realizó López Obrador, que fue muy mal recibido por Trump, quien le aconsejó a su homólogo mexicano recuperar el control del país que aseguró, está en manos de «los carteles de la droga» y de hecho afirmó que el 90 % de los narcóticos que ingresan a territorio estadounidense llegan desde la frontera sur.

Trump también acusó a México de llevarse el 30 % de la industria automotriz, pero advirtió que con sus nuevos aranceles de 5 % las compañías volverían a Estados Unidos.

El Gobierno de López Obrador se mantiene firme a no caer en ninguna provocación, el canciller mexicano, Ebrard Casaubon, ya está en Washington para negociar y confirmó que el miércoles se reunirá con el secretario de Estado, Mike Pompeo, para tratar el tema.

Mientras el temor a una eventual guerra comercial generó una fuerte caída en Wall Street, el Dow Jones de Industriales, el principal indicador del parqué neoyorquino se desplomo un 1,41 %.

Los expertos coinciden en que los primeros afectados serían los consumidores estadounidenses, dado que por los aranceles terminarían pagando más el mismo producto y si México respondiera con medidas similares, los estados más afectados en Estados Unidos podrían ser los agrícolas, que son los que más exportan a México y que son la base electoral de Donald Trump.

Jimmy Pepinosa