Una mujer cansada de las infidelidades de su marido, decidió pegarle un cartel entre las puertas del automóvil para que no pudiera abrirlo. El hecho ocurrió en Belém, Brasil.

Naná Lopes y Alessandro era una pareja que convivía hace 13 años, ambos trabajaban en un restaurante, pero según ella, él desaparecía todos los fines de semana. Agotada de la situación, decidió pegarle una enorme carta en el auto.

Lea más: Acusado de abusar de dos niñas, salió de la cárcel para casarse con la abuela de las víctimas

Alessandro, después de 13 años de vivir juntos, estoy cansada de que desaparezcas todas las semanas para irte a dormir con una chica“, se lee en el mensaje que dejó la mujer.

El cartel que se hizo viral en las redes sociales, continuó con un reclamo: “Y cuando llegas a casa ¿quieres tener relaciones? ¿No te satisface ella en la cama? Ven a casa el lunes a buscar tus cosas, ya no te quiero”.

Vea más: Más de 500.000 niños no reciben alimentos del PAE hace casi tres meses

Ten un poco de vergüenza y vete a vivir con ella, respétala. Atentamente: Naná“, escribió la mujer.

A las pocas horas, el caso fue tendencia en Brasil, incluso en su cuenta de Instagram, Naná Lopes reconoció ser la “mujer del cartel” y dejó un mensaje: “Señoras, despertemos. No acepten menos de los que se merecen”.

Podría gustarle: Cayó el Baloto en Ciudad Bolívar: el ganador se llevó el acumulado de $1.500 millones

La viralización del caso llegó a tal escala, que la mujer salió a hablar en medios locales y explicó cómo fue la relación que tuvo con Alessandro.

Según Lopes, su marido salía todos los fines de semana y regresaba el lunes, pero esa rutina “colmó mi paciencia” y también reconoció que estaba en el “límite de estrés”; además aseguró que no pensó que su mensaje tendría tanto impacto.

Lea también: Dos hermanas pidieron el divorcio y su papá las ahorcó: “Es una cuestión de honor”

En ese sentido la mujer precisó que siempre tuvo una muy buena relación con Alessandro, pero que ya era hora de que cada uno siguiera con su vida.

“Nos llevábamos muy bien, sobre todo en el trabajo. Eso fue lo que pasó, ¿no? Ahora le toca a cada uno seguir su propio camino y la vida que sigue para cada uno. Tanto para él como para mí”, concluyó Naná Lopes.