Lo que parecía ser un martes normal en Nueva York, se convirtió en uno de los días más trágicos para Estados Unidos.

Un boeing 767 con 81 personas a bordo se estrelló contra la torre norte, minutos más tarde otro avión chocó contra la torre sur y dos horas después los dos rascacielos colapsaron.

Un tercer avión se estrelló contra el Pentágono y otro se precipitó en un campo en Pensilvania, antes de alcanzar su objetivo que era el Capitolio.

Los atentados que marcaron un antes y un después para Estados Unidos dejaron más de 3000 muertos, 6000 heridos y miles de desaparecidos.

Ahora el lugar donde estaban las Torres Gemelas es un monumento conmemorativo y hay un museo.

Asimismo, en Pensilvania donde cayó el cuarto avión construyeron la Torre de las Voces, dedicada a las víctimas del vuelo 93 y hoy, después de 17 años, continúan identificando los restos de las demás personas.