La mayoría de los saltos de las Cataratas de Iguazú, localizadas en la triple frontera entre Argentina, Paraguay y Brasil, sufrieron una baja considerable.

La falta de lluvias en la región ha hecho que el río Gualeguaychú, que conecta con el río Uruguay, pueda cruzarse a pie ya que la profundidad es de apenas 30 centímetros, indicó el diario La Nación.

Adicionalmente, los afluentes de la Cataratas que son los ríos Iguazú, Paraná y Paraguay también tienen unos niveles muy por debajo de los promedios habituales.

Las autoridades ambientales indicaron que es la peor sequía desde el año 2006 y que, si bien este tipo de procesos naturales se observa cada 10 o 15 años, en esta ocasión las Cataratas están mucho más secas que las últimas veces.