La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) lanzarán este miércoles un plan regional de US $ 1.350 millones para responder a las crecientes necesidades humanitarias de los refugiados y migrantes venezolanos en América Latina y el Caribe y las comunidades que los acogen.

A principios de noviembre de 2019, había aproximadamente 4.6 millones de refugiados y migrantes de Venezuela en todo el mundo. Casi el 80 por ciento se encuentra en países de América Latina y el Caribe, sin perspectivas de retorno a corto o mediano plazo. Si las tendencias actuales continúan, 6.5 millones de venezolanos podrían estar fuera del país para fines de 2020.

El Plan Regional de Respuesta a Refugiados y Migrantes 2020 (RMRP) que se está lanzando en Bogotá, es una herramienta de coordinación y recaudación de fondos establecida e implementada por 137 organizaciones. Están trabajando en toda la región, con el objetivo de llegar a casi cuatro millones de personas, incluidos refugiados y migrantes venezolanos y comunidades de acogida, en 17 países.

El RMRP 2020 es el resultado de un amplio proceso de consulta sobre el terreno que involucra a los gobiernos anfitriones, la sociedad civil y las organizaciones religiosas, las comunidades locales y los donantes, así como a los refugiados y migrantes.

El plan incluye acciones en nueve sectores clave como salud; educación; seguridad alimentaria; integración; protección; nutrición; abrigo; artículos de socorro y transporte humanitario; y agua, saneamiento e higiene (WASH).

Adicionalmente de la respuesta de emergencia, el RMRP 2020 pone un fuerte enfoque en garantizar la inclusión social y económica de los refugiados y migrantes.

“Solo a través de un enfoque coordinado y armonizado será posible abordar eficazmente las necesidades a gran escala, que continúan aumentando y evolucionando a medida que la crisis actual se profundiza. Con este fin, el llamamiento de RMRP para 2020 es uno de los instrumentos clave para movilizar recursos para una acción más colectiva y concertada”, indicó el representante especial conjunto de ACNUR-OIM para los refugiados y migrantes venezolanos, Eduardo Stein.

El RMRP 2020 es el producto de la Plataforma de Coordinación Interagencial Regional, el mecanismo de coordinación para la respuesta a la crisis de refugiados y migrantes venezolanos, está codirigido por el ACNUR y la OIM e involucra a una amplia gama de organizaciones de la ONU, ONG y la sociedad civil.

“A pesar de muchos esfuerzos y otras iniciativas, la dimensión del problema es mayor que la capacidad de respuesta actual, por lo que es necesario que la comunidad internacional duplique estos esfuerzos y contribuciones para ayudar a los países y las organizaciones internacionales a responder a la crisis. Se necesita más apoyo a los gobiernos, con un enfoque en las preocupaciones de desarrollo, además de las necesidades humanitarias inmediatas”, agregó Stein.