El caso Gurtel, el escándalo de corrupción que le costó la presidencia del gobierno español a Mariano Rajoy, consiste en la red de contratos amañados entre empresarios y funcionarios del PP.

La sentencia asegura que se produjo un enriquecimiento ilícito en prejuicio de los intereses del Estado, al producir los actos delictivos, beneficios económicos cuantificables para el partido de Rajoy. Y agrega que se hizo uso de fondos ilícitos para financiar campañas políticas entre 1990 y 2005.

Entre los delitos contra los implicados se destacan el tráfico de influencias, el blanqueo de capital, cohecho, abuso de poder y fraude fiscal.

Francisco correa es considerado el cerebro de la trama de corrupción y fue condenado a 51 años de cárcel. De hecho el nombre del caso hace alusión a su apellido, pues Gurtel significa Correa, en alemán.

Rajoy negó haber cometido algún delito desde que llegó al poder y aseguró no estar al tanto de las prácticas corruptas en las que incursionó su partido.