Debido a la pandemia del coronavirus, el papa Francisco oficiará los ritos de la Semana Santa del Vaticano sin la presencia de fieles y dentro de la basílica de San Pedro, mientras que el tradicional vía crucis no será en el Coliseo sino en la desierta plaza, informó este viernes la Santa Sede.

El Vaticano, como previsto en las disposiciones que ha dado la Congregación para el Culto divino y la Disciplina de los Sacramentos a todas las diócesis del mundo, se ha adecuado y celebrará los ritos sin fieles.

Tampoco habrá el tradicional lavado de los pies que Francisco solía hacer en centros de acogida de migrantes o en las cárceles.

El papa oficiará como previsto la misa del Domingo de Ramos, pero dentro de la basílica y no en la plaza, y las misas del Jueves y Viernes Santo.

Mientras que se cancela la misa Crismal del sábado, en la que se bendicen los olios que servirán para las celebraciones de los sacramentos durante el año, ya que cómo se indicó puede ser celebrada en otro momento

Tampoco se ha comunicado si Francisco estará totalmente sólo o si habrá concelebrantes y algunos sacerdotes sentados en los bancos de la basílica guardando la distancia requerida.

También dentro de la basílica se celebrará la misa de Resurrección del domingo tras la cual se impartirá la bendición «Urbi et Orbi».

La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos había también sugerido que las diferentes tradiciones de Semana Santa como las procesiones anuladas estos días se celebrase el 14 y 15 de septiembre.