El Senado de Estados Unidos levantó su sesión poco antes de las 7 de la noche y sus miembros dejaron el Capitolio sin un acuerdo sobre el proyecto de ley de financiamiento federal, que incluye los 5.000 millones de dólares que exige el presidente Donald Trump para el muro fronterizo con México.

Este aplazamiento, fijado para el sábado a mediodía, prácticamente garantiza la paralización del Gobierno, pero como el plazo para evitar un cierre vencerá a medianoche, el financiamiento para varias de las entidades gubernamentales expirará en pocas horas y estas deberán parar sus labores hasta que se logre un acuerdo.

Si se logra un acuerdo, y el Senado finalmente aprueba el presupuesto, Trump lograría la mayor victoria de su Gobierno, y vería materializada su principal promesa de campaña: el muro fronterizo con México.