En el palacio Quemado de la Paz en Bolivia, se está velando al Viceministro del Interior de ese país, Rodolfo Illanes, quien fue secuestrado, torturado y asesinado a manos de los mineros.

La Fiscalía General boliviana, recibió el informe preliminar de más de 10 fiscales, y peritos forenses además del certificado de defunción en que se evidencian los golpes y la tortura a la que fue sometido durante siete horas el funcionario antes de morir.

“Quiere decir que fue golpeado en todo el cuerpo, en el cráneo y las extremidades”, dijo Ramiro Guerrero, fiscal general de Bolivia.

El presidente Evo Morales, decretó tres días de duelo por el asesinato del Viceministro y aseguró que tiene las pruebas de que estos hechos fueron planificados y preparados con el respaldo de políticos de la derecha.

Publicidad

“Aquí, esta movilización no es por reivindicación sino por una conspiración política”, afirmó el presidente de Bolivia, Evo Morales.

El conflicto minero que derivó en la muerte del funcionario Illanes se agudizó a principios de agosto cuando los mineros organizados en cooperativas iniciaron los bloqueos de vías para protestar por la aprobación en el Congreso de una reforma en la ley de cooperativas, que permite los sindicatos en esas organizaciones.

El gobierno boliviano ha dicho que no cederá ante la presión de las cooperativas mineras porque éstas tienen muchas concesiones otorgadas por el presidente Morales. Hasta el momento han allanado oficinas de las cooperativas y han detenido preventivamente a 43 personas y preparan la imputación para cinco de ellos por cuatro delitos, entre ellos el de asesinato.