Por sexta noche consecutiva, una manifestación en defensa del encarcelado rapero Pablo Hasél tuvo lugar este domingo en Barcelona, con varios altercados, aunque sin los fuertes disturbios que caracterizaron las de días anteriores.

Con gritos de «Libertad Pablo Hasél», varios centenares de personas se concentraron frente a la estación de tren de Sants, que estaba fuertemente resguardada por efectivos antidisturbios de la policía de Cataluña, los Mossos d’Esquadra, mostraron imágenes de AFPTV.

Posteriormente, los manifestantes marcharon hacia el centro de la capital catalana.

Allí, frente a la jefatura de la Policía Nacional en Vía Laietana, un grupo de personas con el rostro tapado lanzaron botellas, petardos y objetos contundentes contra los agentes que vigilaban el edificio.

En un momento dado, una línea policial y numerosos furgones de la policía avanzaron y obligaron a los manifestantes a alejarse de la jefatura, mostró AFPTV.

En otros puntos del centro de Barcelona, como en las Ramblas, grupos de manifestantes levantaron barricadas con material urbano y continuaron lanzando objetos contra la policía.