El nuevo rey Carlos III, de 73 años, se dirigió el lunes por primera vez al parlamento británico, asegurando “sentir el peso de la Historia” tras la muerte de su madre, en una ceremonia que reunió a ambas cámaras en Westminster.

“Presentándome ante ustedes hoy, no puedo evitar sentir el peso de la Historia que nos rodea y que nos recuerda las tradiciones parlamentarias vitales a las que los miembros de ambas cámaras se dedican con tanto compromiso”, afirmó ante representantes de la Cámara de los Comunes y la Cámara de los Lores.

También puedes leer: Ucrania celebra la retirada rusa de Járkov y se prepara para continuar la ofensiva

  • La Agenda de Carlos

Lunes 12 de septiembre

El nuevo rey Carlos III y la reina consorte Camila recibieron en la mañana las condolencias de los presidentes de la Cámara de los Comunes y de la Cámara de los Lores, en Londres.

A continuación viajarán a Edimburgo para participar en la procesión que traslada los restos mortales de Isabel II del Palacio de Holyroodhouse a la catedral de Saint Giles, donde tendrá lugar un oficio religioso a las 15H00 (14H00 GMT).

El monarca se reunirá a continuación con la primera ministra escocesa, la independentista Nicola Sturgeon, y recabará las condolencias del parlamento regional, antes de acudir a un velatorio de la familia real durante la noche.

Mientras tanto, a partir de finales de la tarde, la capilla ardiente de Isabel II se abrirá en la catedral de Saint Giles, donde los ciudadanos podrán recogerse hasta el día siguiente.

Martes, 13 de septiembre

El rey y la reina consorte abandonarán Edimburgo rumbo a Belfast para reunirse con los responsables políticos norirlandeses y recibir el pésame del presidente de la Asamblea de Irlanda del Norte.

El ataúd de la reina saldrá en la tarde de la catedral rumbo al aeropuerto para su traslado a Londres, junto a su hija, la princesa Ana. Durante la noche, reposará en el salón Bow Room del Palacio de Buckingham.

Carlos III y los miembros de la familia real acogerán el féretro a su llegada.

Miércoles, 14 de septiembre

Tras una sesión de oración y plegarias en presencia del rey, de la reina consorte y de miembros de la familia real, el féretro será trasladado en procesión en la tarde por el centro de Londres desde el Palacio de Buckingham al de Westminster.

La célebre campana del Big Ben repicará y se dispararán salvas de cañones desde Hyde Park.

Los restos de la monarca más longeva del Reino Unido permanecerán en Westminster Hall hasta el 19 de septiembre en un catafalco color púrpura.

Los británicos podrán acudir a presentar sus respetos de forma ininterrumpida a partir de las 17H00 (16H00 GMT) del miércoles. Se espera la llegada de miles de personas y colas kilométricas, día y noche.

 Viernes, 16 de septiembre

El rey y la reina consorte viajan a Gales, completando así su gira por las cuatro naciones del Reino Unido.

Lunes, 19 de septiembre

Funeral de Estado en la Abadía de Westminster con dignatarios de todo el mundo. Se espera la asistencia de presidentes como el estadounidense, Joe Biden, y el brasileño, Jair Bolsonaro, así como de monarcas como el español, Felipe VI, o el japonés, Naruhito.

Una procesión trasladará el féretro hasta la Abadía de Westminster antes de la ceremonia prevista a las 10H00 GMT. Las autoridades decretaron el lunes día feriado.

La reina será enterrada en privado en la Capilla de San Jorge del castillo de Windsor, a 37 kilómetros de la abadía, junto a su marido el príncipe Felipe.