Siete soldados estadounidenses murieron tras estrellarse un helicóptero que los transportaba a Siria, según informaron fuentes militares, se trata de un grupo que lidera la coalición internacional en la lucha antiyihadista. 

El director de operaciones de la coalición indicó que «todo el personal a bordo murió en el impacto».

Asimismo, un comunicado del Pentágono señaló que el helicóptero era un Sikorsky HH-60 Pave Hawk y que su caída parece no haber sido resultado de actividad enemiga.

Otro helicóptero que acompañaba al accidentado informó inmediatamente del impacto, y las fuerzas de seguridad iraquíes y los miembros de la coalición aseguraron la zona. 

Durante los intentos por abatir el grupo yihadista, Estado Islámico, Estados Unidos ha operado aviones y helicópteros en Irak. Comenzó a realizar ataques aéreos en agosto de 2014, una campaña que luego se extendió a Siria. 

De acuerdo a las primeras investigaciones, la caída del aparato se debió a una falla técnico, aunque no se ofrecieron más detalles al respecto.