El número de fallecidos en un incendio aparentemente provocado en una clínica psiquiátrica en Osaka (Japón), se ha elevado a 25 tras el fallecimiento de una joven que permanecía en estado crítico.

El sospechoso de haber incendiado la clínica de medicina interna y psiquiatría ha sido identificado como Morio Tanimoto, de 61 años, y es una de las dos personas que permanecen en estado grave entre las 27 que fueron trasladadas a varios hospitales tras el ataque.

Por su parte, la Policía continúa la investigación para esclarecer lo que sucedió, en uno de los incendios recientes más mortíferos del país asiático.

Le puede interesar: (Video) Violenta pelea entre pasajero y un policía paralizó al Aeropuerto de Miami

Así fue el plan para provocar el incendio en la clínica psiquiátrica de Japón

Tanimoto, paciente del centro, habría tenido la intención de emular el incendio provocado en 2019 en un estudio de animación, donde murieron 36 personas.

Los investigadores encontraron un artículo de periódico sobre el incendio de hace dos años en la casa donde vivía Tanimoto, que un mes atrás había comprado 10 litros de gasolina, al igual que ocurrió en el incidente de 2019, lo que los llevó a pensar que habría intentado usar un método similar.

El hombre alegó en el momento de la compra del combustible, para lo que es necesario identificarse, que era para su motocicleta.

Asimismo, de acuerdo a la información filtrada hasta el momento, se produjo un incendio en la vivienda de Tanimoto una media hora antes del incendio en la clínica el pasado viernes día 17, por lo que la Policía sospecha que el hombre pudo haber intentado prender un poco de gasolina antes del ataque planificado.

Vea también: Camioneros protestan por condena de más de 110 años a un joven conductor inmigrante

Además, se cree que Tanimoto también habría intentado sellar la salida de emergencia de la clínica un día antes para evitar que la gente escapara.

Lo anterior, se basa en unas declaraciones que el director de la clínica, Kotaro Nishizawa, le hizo a su esposa en la víspera del incendio. Le dijo que había encontrado cinta adhesiva en la puerta de la salida de incendios y que la había retirado. Nishizawa se encuentra entre las 25 víctimas mortales.

Cámaras de seguridad muestran que el incendio estalló entre uno y dos minutos después de la llegada de Tanimoto a la clínica en Japón.

El hombre colocó una bolsa de papel en el área de recepción y las llamas se elevaron rápidamente tras inclinarse a manipularla.

Por último, los investigadores encontraron un mechero quemado en el punto en el que se originaron las llamas en la clínica de Osaka.