La creciente rivalidad ‘implícita’ entre las fuerzas militares rusas y ucranianas ha emergido por cuenta de un conflicto geopolítico y de intereses entre un Gobierno (el de Vladimir Putin) que busca expandir su poder territorial.

Dichas milicias han perpetrado sus enfrentamientos en medio de una sed de victoria y combate, cuya competencia entre ‘quién es más fuerte’ ha generado una enemistad que parece no tener revés.

Sin embargo, no todos los miembros de la milicia están ‘empapados de guerra’ ni de las ordenes de sus gobiernos. Hay personas conscientes de lo que representa una guerra para ellos, a tal punto de ‘dar tregua’.

Tal fue el caso de un soldado ruso: según documentó The Mirror, un grupo de ciudadanos ucranianos lo captaron, “le dieron de comer y beber” momentos antes de que el joven militar “se comunicara con su madre mediante una videollamada”.

Conozca más: Empresario ruso residente en EE. UU. ofreció un millón de dólares por Putin

“Todo estará bien, hijo mío”, le dice la madre al joven después de que rompiera el llanto, según recopiló el periódico británico.

Una de las civiles, que le ayudaba a sostener el celular al soldado mientras el comía, se ‘comunica con la madre’ en señal de que están ayudando a su hijo, al que notan ‘rendido’.

 “Estos jóvenes no tienen la culpa. No saben por qué están aquí”, es lo que dice la mujer en la comunicación telefónica, según la traducción hecha por el citado diario.

No obstante, no se sabe si el vídeo que circula por redes sociales es real o se trata de una propaganda para terminar con la guerra.