Una soldado de la Guardia Nacional del Ejército en EE.UU. se quitó la vida, luego de denunciar que fue presuntamente violada en grupo por sus compañeros de milicia.

“Querían su cuerpo. Y se llevaron su alma», dijo su madre a CBS, acusando a la rama militar de no hacer algo para ayudar a su hija.

«Pensar que eso es lo que le quitó la vida, eso es lo que la rompió», afirmó Debbie Robinson, mamá de la oficial Morgan Robinson.

Así fueron los hechos

El horror que llevó al suicidio de Morgan Robinson comenzó hace dos años, cuando uno de sus supervisores supuestamente la agredió sexualmente y la acosó varias veces en Kuwait.

Publicidad

Sin embargo, cuando Morgan denunció los ataques, en el Ejército no habrían hecho «nada» para castigar al supervisor ​​o protegerla, dice la madre.

Tiempo después, Robinson fue enviada a Afganistán, donde varios soldados supuestamente la violaron en grupo.

Según la progenitora, Morgan estaba asustada y desilusionada por el sistema como para informarlo, así que cuatro meses después se suicidó.

«El Ejército es responsable»

El Ejército de Estados Unidos inició una investigación sobre su prematura muerte, entregando un informe a Debbie.

«La sargento Robinson sufrió un trauma sexual, físico y psicológico mientras estaba desplegado. La secuela de este trauma fue un factor en su muerte», señala la nota periodística de CBS.

Por su parte, la madre cree que el Ejército es responsable de la muerte de Morgan Robinson por no investigar la primera denuncia de su hija.

Para Debbie, como «no pueden investigarse a sí mismo», debería haber una agencia externa que investigue las agresiones sexuales dentro del Ejército.

El Ejército respondió en un comunicado que gracias a la investigación sobre la agresión sexual, se tomaron las medidas «apropiadas» contra el supervisor en cuestión.