Una encuesta señala que solo la mitad de los estadounidenses dicen que se aplicarían la vacuna contra el COVID-19 si los científicos logran producir una.

La encuestadora asegura que uno de cada cinco estadounidenses se negaría a vacunarse, aunque más personas podrían dejarse convencer.

Según la encuesta difundida por The Associetd Press NORC Center for Public Affairs Research, el 31% simplemente no estaba seguro de si se vacunaría.

Expertos en salud pública temen una reacción negativa entre esa población si no se cumplen las promesas del presidente Donald Trump de tener 300 millones de dosis para enero de 2021.

Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) dijo que la seguridad es primero y que están elaborando un plan para probar las principales candidatas a vacuna en miles de personas para demostrar si funcionan.

Sin duda, lo peor que podría suceder es apresurarnos a utilizar una vacuna que resulta tener efectos secundarios graves”, dijo Collins a AP hace unas semanas.

La encuesta AP-NORC que consultó a 1.056 adultos encontró que siete de 10 de los que se vacunarían, dicen que la vida no regresará a la normalidad sin una vacuna.

Y que tres de casa 10 personas que no quieren recibir la vacuna, no temen enfermarse de gravedad de COVID-19.

Además, que el 25% de los afroamericanos y el 37% de los hispanos se vacunarían, comparado con el 56% de los blancos.

En el mundo hay más de 5,5 millones de casos confirmados de coronavirus, de los cuales más de 340 mil han muerto y de estos, 100 mil en Estados Unidos.

Los expertos creen que las cifran reales son mucho mayores.

La encuesta fue realizada del 14 al 18 de mayo con una muestra tomada del panel probabilístico AmeriSpeak de NORC para la población estadounidense y tiene un margen de error cercano al 4,2 por ciento.