Continúa la polémica sobre el posible origen del Covid-19 y los supuestos encubrimientos del Gobierno chino para evitar que se conociera su existencia.

Una investigación periodística del diario Washington Post advierte que el paciente cero del coronavirus era un empleado del hoy cuestionado Instituto de Virología de Wuhan, donde se encuentra el banco de virus más importante de Asia y que según cables del Departamento de Estado estadounidense, desde 2018 realizaba ensayos peligrosos del virus SARS en murciélagos sin los protocolos y estándares de seguridad requeridos.

Sopa de murciélago, ¿un cuento chino?

El artículo deja entre dicho la teoría de que el Covid-19 se originó por el consumo de un murciélago infectado en un mercado de especies raras. Por el contrario, revela que este solo fue un esfuerzo del Gobierno chino para desviar la culpa del laboratorio donde salió el paciente cero, que luego ingresó a la población de Wuhan, donde comenzó el brote.

De hecho, la pandemia que hoy tiene en vilo al mundo entero, habría sido consecuencia del programa de investigación viral chino con el que pretendía demostrar su superioridad para identificar y combatir virus frente a Estados Unidos.

VEA LA INVESTIGACIÓN COMPLETA EN EL VIDEO