La campaña de vacunación contra el COVID-19 en Rusia arrancó este sábado en Moscú, que se convirtió así en la ciudad pionera en el empleo del preparado ruso Sputnik V.

Hasta ahora, había sido administrado únicamente a militares y voluntarios, en el marco de las pruebas clínicas.

El comienzo de las vacunaciones en la capital coincidió con un nuevo récord de contagios diarios tanto en la ciudad como el conjunto del país, con 7.993 y 28.789 nuevos casos de coronavirus, respectivamente.

Para ello , se han habilitado centros de vacunación en 70 policlínicos de Moscú, a los que en la primera etapa de la campaña pueden acudir personas de entre 18 y 60 años pertenecientes a grupos de riesgo, como profesores, sanitarios o trabajadores sociales.

Vacunación voluntaria con cita previa

Publicidad

La vacunación, de carácter voluntario, se efectúa mediante cita previa, que se solicita a través de internet en el portal de servicios del Ayuntamiento.

Todo el procedimiento lleva aproximadamente una hora, ya que incluye un examen médico, la preparación de la vacuna (hay que descongelarla en el momento) y un período de observación de media hora tras haber sido suministrada.

La vacuna se administra en dos dosis, por lo que las personas que la recibieron este sábado tendrán que volver dentro de tres semanas para que se les inyecte la segunda.

Moscú prevé vacunar a siete millones de personas

Según el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, miles de personas ya han solicitado cita para ser vacunadas y los planes de Ayuntamiento prevén que la campaña alcance hasta a siete de los casi trece millones de habitantes de la ciudad.

«Como ocurre con cualquier vacuna, esta puede provocar debilidad y un ligero aumento de la temperatura corporal en las primeras veinticuatro horas después de su administración», advirtió la directora del policlínico Nº 2 de Moscú, Natalia Shindriayev, en declaraciones a la agencia RIA Nóvosti.

Sin embargo, las encuestas muestran que la población no es muy proclive a vacunarse.

Según un sondeo publicado por el portal SuperJob.ru, solo el 9 % de los rusos está decidido firmemente a vacunarse contra la covid-19 y el 21 % se muestra favorable a ello, mientras que el 80 % restante manifiesta reticencias.