Una joven de 18 años de edad acusó a su exnovio de 20, quien tenía una orden de restricción, de secuestrarla, atarla y tatuarle su nombre en la cara para marcarla como de su “propiedad”.

En Taubaté, al sureste de Brasil, Tayane Caldas aseguró que éste fue el último episodio de violencia del que fue víctima por parte de su expareja, quien ya la había agredido en otras ocasiones.

Lea más: ¿Por qué la mayoría de emprendimientos no logra sobrevivir más allá de dos años?

De acuerdo con la joven, el pasado 20 de mayo salió de su casa para ir a un curso cuando Gabriel Henrique Alves Coelho -su exnovio- se acercó y la obligó a subirse a un auto.

Luego, la llevó a su vivienda donde la retuvo durante todo el fin de semana, además, durante esos días la sometió a agresiones e insultos. Incluso, en un momento, Gabriel le hizo un tatuaje a la fuerza.

Podría leer: Masacre en Texas: Las llamadas al 911 de lo niños y los escalofriantes testimonios de los sobrevivientes

“Inmediatamente después de los ataques, me ató los dos brazos y dijo que me iba a tatuar la cara. Lloré, supliqué. Le pedí que no lo hiciera porque destruiría mi vida y él sostuvo que lo haría de todos modos”, relató Tayane.

“Mientras gritaba, me golpeó. Después vi el tatuaje hecho y solo pude llorar”, continuó la joven.

Lea más: Rusia advierte a EEUU contra el envío de sistemas de multicohetes a Ucrania

El hecho fue denunciado por la mamá de Tayane y gracias a ella, las autoridades lograron detenerlo para luego ser trasladado al centro de detención provisional.

La mujer lo acusó por violencia doméstica, a pesar de que ya había una medida cautelar que le impedía acercarse a la joven.

Conozca más: Gracias a una bruja se logró dar con el paradero de ‘Matamba’

No obstante, Gabriel presentó un video a la Policía en el que asegura que su expareja permitió el tatuaje. Ese fue el argumento con el que buscó defenderse, asegurando que hubo consentimiento por parte de la víctima.

Hasta el momento, las autoridades investigan las dos versiones, ya que Tayane aseveró que fue amenazada y atada durante la grabación. De otra parte, el joven permanece en prisión tras haber sido sometido a una audiencia de custodia.